SE VENDE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL HUEVO DE LA SERPIENTE

 

A fuerza de oír hablar del Cobra americano, tendemos a pensar que la base inglesa

solo aportaba una bonita silueta. De eso nada: el AC Ace era ya un reptil bastante...

venenoso.

 

A principios de siglo John Weller (ingeniero) y John Portwine (mecenas) fundan AC (“Auto

Carriers”) dedicada a la fabricación de motocarros, pero no adoptan esa abreviatura hasta

que empiezan a hacer deportivos que triunfan en Montecarlo (1926). La marca pasa luego

por muchas manos (¡estamos en Inglaterra!) hasta que en 1930 quiebra y la adquieren los

hermanos (Charles y William) Hudson, que son los que fabricaran el Ace.

Pero no son ellos sus creadores sino un preparador independiente de los AC, John Tojeiro

que orgulloso de su obra (y con éxitos en competición) decide presentarla a los hermanos

Hurlock que buscan nuevos modelos. Y lo aceptan ¡de inmediato!, pagándole ¡5 £! por los

derechos de autor de cada ejemplar vendido (que costaba 1.300) Una autentica miseria y

un nacimiento bastardo que predice su futuro: el Ace será la base de varias preparaciones

(del propio John Tojeiro, de Ken Rudd,...) y del legendario Cobra creado por Carrol Shelby.

Un mito del que hoy no pensábamos hablar, pero no habrá mas remedio.

El Cobra (resumiendo: un Ace con un tremendo V8) es enemigo de los otros Ace, como lo

excelente es enemigo de lo bueno. Mas celebre (evidentemente) mas laureado (bastante)

mas potente (desde luego) a su lado los demás nos parecen “poca cosa”. Por supuesto no

lo son: todos son coches veloces y además con la inflación (tanto estética como mecánica)

el Cobra renuncio a algo: la agilidad, el equilibrio del Ace ¡sin V8!. Con cualquier otro motor

(Ace, Bristol o Ford Zephyr) al AC Ace “de serie” merece nuestro respeto.

 

CARACTERISTICAS 

Su línea para empezar sin énfasis ni hinchazones es mas pura y elegante, de proporciones

exactas: capot amplio y abombado, habitáculo detrás tras fino cristal curvado, un quiebro y

el maletero de una solidez sensual. Y luego están los detalles que son casi inexistentes de

puramente esenciales: faros, parachoques, ruedas con finos radios cromados. Un roadster

impresionante, que cambia poco en coupe (fastbach Aceca, 2 plazas) y radicalmente en el

Greyhound (4 plazas) el menos interesante.

Pero lo realmente innovador es su chasis, de una sencillez genial: 2 tubos se unen en H y

al extremo de esos tubos 2 casetones acogen el diferencial trasero, la dirección delantera

y una simple suspensión (2 ballestas semielipticas situadas transversalmente ligando una

cuartoelipse a cualquiera de las ruedas que son así independientes). Este chasis es ligero

sólido y muy eficaz y Shelby lo conservó en los fabulosos Cobra (reforzado por supuesto).

Los frenos son de tambor (ruedas traseras) y de disco (en las delanteras, algo innovador

entonces) y la dirección de cremallera. Las ruedas de radios Rudge, con el logo AC en el

centro, y los neumáticos Dunlop (5,50 R 16).

El motor es de la casa, un 6 cilindros en línea diseñado por John Weller ¡en 1919!: rendía

36 cv (entonces) y llega hasta 86 en los Ace originales. Sera pronto reemplazado por el 6

cilindros Bristol, un motor con doble árbol que con igual cilindrada (1.971 cc) empieza con

105 y alcanza hasta 130 en las ultimas versiones. Es además mas alegre, subiendo hasta

6.000 vueltas (antes 4.500) pero en el 61 cesa su fabricación. Solución desesperada: otro

6 cilindros (Ford Zephyr) que con mayor cilindrada (2.553 cm3) vuelve a los 86 cv (aunque

en manos de Ken Ruud llega hasta 170). Pero se hicieron muy pocos, y el que hoy vamos

a probar es un 6 cilindros Bristol, con 120 cv.

 

AL VOLANTE

Intacto pero algo usado su frontal impresionante tiene leves desconchones que muestran

el aluminio y hablan del paso del tiempo, de velocidad, de insectos… pero no de dejadez.

Pasando una mano por el interior desnudo, abrimos la minúscula puerta redondeada que

parece de juguete, pero nos detenemos con sorpresa: el aluminio es, efectivamente. muy

ligero. Deslizando una rodilla bajo el (delicado) volante de madera tomamos asiento en la

banqueta (pequeña pero acogedora y de cuero) y estiramos las piernas hacia los pedales

(que están algo desplazados hacia nuestra izquierda). Las siglas “AC” que los adornaban

están algo desgastadas por el uso (del doble embrague en las reducciones) y la moqueta

(negra con orla roja) se ha deshilachado bajo los talones, pero... ¡da igual!, bajo la presión

del dedo el seis cilindros se anima, expulsando el aire a través de los 6 pequeños escapes

biselados con una vibración potente que hace temblar de rebote la cochera.

Un vistazo a los relojes (termómetros, manómetro de aceite, amperímetro) un reglaje del

avance en el tablero, y engranamos la primera, sin sincronizar pero precisa como el resto

de las marchas. El motor es asombroso: pleno y flexible desde muy abajo, sube luego de

vueltas sin quejarse dejándonos escoger el ritmo. Dirección precisa, frenos incisivos (pero

cuyo bloqueo aparece antes que en los coches actuales), nada nos impide aprovechar el

día. Lanzados, disfrutamos en directo de las alegrías de un roadster: motor libre y sonoro,

largo capot cruzando el aire y lanzando remolinos tras el corto parabrisas, volante que se

aligera cuando la velocidad aumenta mientras que el tarado de las suspensiones maltrata

(levemente) las lumbares. Por culpa de la vibración y el torbellino, los ojos lloran pero hay

que seguir mirando al horizonte a través de la nube de las lagrimas. Genial.

Conducirlo es muy físico, impactante, delicioso: aceleraciones francas, poca adherencia y

poco peso esta siempre dispuesto a bailar, a encadenar virajes sin descanso. Y otra virtud

muy clásica es su anchura: 1,61 m es algo menos ¡que un Twingo!. El sitio dentro escasea

pero no en la carretera, todas son anchas en Ace. Los cruces son mas holgados y también

las trayectorias, y como su suspensión responde (con ruedas independientes) el Ace toma

las curvas con la alegría de un lagarto. Ya que hablamos de reptiles, la serpiente tentadora

estaba ya aquí emboscada y no es raro que picara al bueno de Carroll Shelby. Gran piloto

americano, conocía las virtudes del V8 Ford Cleveland (potencia, par, solidez) y la idea de

asociarlo a este chasis europeo le pareció irresistible. No se resistió (es bien sabido) pero

el monstruo fabuloso que nació de este trasplante, perdió algo por el camino: estrechez y

agilidad (sobre todo el 7 litros) y en ese sentido el Ace sigue siendo superior.

 

COMPRAR UNO

En colección, el Ace tiene además a su favor un estado de conservación (probablemente)

mejor. La potencia y la adherencia inferiores fatigan menos el chasis y sus clientelas son

también distintas: es posible encontrar un AC Ace que no haya hecho nunca un “burn-out”

algo impensable en un Cobra. Queda el problema principal, encontrar uno y pagarlo: unos

130.000 € (Ace) 160.000 € (Bristol) y 170.000 € (Zephyr). Curiosamente estos precios son

bastante similares a los de las “replicas”, que hoy vende la propia marca con potentes V8.

Pero no es lo mismo, para eso compren... un Cobra.

En cuanto al mantenimiento el Ace es fiable, fácil: el chasis es muy sencillo y los motores

robustos, basta con precalentarlos antes de pedirles mucho. Restaurar el aluminio es caro

pero para las piezas tranquilos, hay clubs ¡ingleses!.

 

CONCLUSION
Menos prestigioso que un Cobra pero mas barato, menos potente pero mas ágil en

nuestras carreteras, esas son las paradojas del Ace que hacen que si lo escogemos

nos olvidemos pronto de su descendiente americano. El AC Ace tiene personalidad

propia... y mucho encanto.

 

PRODUCCION                                                                    
ACE ACE (1953-1956) :             226 ej.

ACE BRISTOL (1957-1961) :      463 ej

ACE ZEPHYR (1962-1963) :         38 ej

ACECA  ACE (1954-1956) :       152 ej.

ACECA BRISTOL (1957-1961) : 169 ej

ACECA ZEPHYR (1962-1963) :      8 ej

GREYHOUND (1959-1963) :         82 ej

TOTAL :                                    1.138 ej.

 

Texto: JR                                                                   VIDEO  >

 

VIDEOS RECOMENDADOS

 

ANUNCIE AQUI SU COCHE GRATIS

(SOLO SIMILARES AL DE LA FICHA)

PARA + INFORMACION PULSE AQUÍ

 

LIBROS RECOMENDADOS

 

BIEN

Mito

Línea intemporal

AC homogéneo

Motor Bristol

Agilidad:

Tamaño

Peso

 

MAL

Motor Ace

Precio

 

© www.clasicosydeportivos.es 

Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD
Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD
Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD

 

Arrebatado por Bristol a BMW ¡como botín de guerra! el 6 cilindros de 1971

cc es un carrera corta (96 mm), capaz

de soportar regímenes mas elevados.

 

La inmensa rueda de repuesto ocupa casi medio maletero, pero aun caben unas bolsas. Aprovéchenlo... y viajen.

 

 

Una trasera  abombada, dos pequeños

parachoques, dos pilotos diminutos y

otro para la matricula. Menos es mas.

 

Exteriormente nada distingue al Ace Bristol de los otros salvo el escudo cromado, pero es el mejor de todos,

fácil, dócil y homogéneo. Perfecto.

 

Los cupes Aceca (2 plazas, en la foto)

y Greyhound (4 plazas) usan el chasis

del Ace y sus motores: Ace, Bristol o

Ford Zephyr. Hoy valen unos 100.000 .

 .

 

 

Una calandra agresiva, dos faros, dos parachoques y un parabrisas finísimo,

el Ace va a lo esencial. Menos es mas.

 

Cuadro de texto:  
P

 

 

 PUBLICIDAD

 

 

AC

ACE
(1953 - 1963)

 

AC ACE BRISTOL

MOTOR

Tipo: 6L Longitudinal delantero

Cilindrada: 1971 cm3

Potencia: 120 cv a 5750 rpm

Par: 16,8 mkg a 4500 rpm

Transmisión: Trasera 4 velocidades

CHASIS

Dirección: Cremallera

Suspensión D/T: Independiente

Frenos D/T: Disco/Tambor

Neumáticos D/T: 5,50 R 16

DIMENSIONES

Largo-Ancho-Alto: 4,08-1,61-1,25 m

Peso: 840 kg

Peso/Potencia: 7,00 kg/cv

PRESTACIONES

Velocidad máxima: 185 km/h

0-1000 m: 31”0

PRECIO

160.000 (02/12/2013)

 

El interior es austero, pero el volante

es precioso, los relojes abundantes y

las banquetas de cuero ¡y cómodas!.

CLASICOS y
DEPORTIVOSCuadro de texto:                 INICIO                      PRUEBAS                     REPORTAJES                      ENLACES                       CONTACTO                         
Cuadro de texto:                 INICIO                      PRUEBAS                     REPORTAJES                      ENLACES                       CONTACTO

     

 

                ?

 

Cuadro de texto:  

     
Cuadro de texto:  

     
Cuadro de texto: