SE VENDE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PARA ABRIR BOCA

 

La receta es siempre la misma: un motor preparado en un chasis de berlina obrera.

A veces la salsa liga, a veces no, pero rara vez el cocinero es un gran chef y el que

degusta un gourmet. Es el caso del Ford Cortina Lotus, creado por Colin Chapman

para el paladar... de Jim Clark.

 

Brands Hatch, 10 de Julio del 64. Es Sábado, no llueve (algo raro en Inglaterra) y el gran

Jim Clark (campeón del 63) disputara mañana el Gran Premio de F1 donde es el hombre

a batir. El piloto escocés tiene ya un estilo característico que cuenta con la admiración de

sus rivales: Jim es el indiscutible rey de la trayectoria, pura, limpia, calculada al milímetro,

poco espectacular pero de una gran eficacia, y la empleara el Domingo en su monoplaza,

pero hoy va a participar en el Campeonato de Turismos (Gr2) que precede a la categoría

reina, al volante de un Ford Cortina. A su lado en la salida, los tremendos Jaguar MK II y

Ford Galaxie, pero también los minúsculos pero no menos peligrosos Mini Cooper. Todos

tendrán que conformarse... ¡con ver su espalda!: con un estilo diametralmente opuesto al

que usa en F1, sobre 4, 3, o incluso 2 ruedas, solo para divertirse, Jim deja detrás a todo

el mundo y cruza la meta en cabeza, catapultando el Ford Cortina hacia la leyenda.

 

CARACTERISTICAS 

Hay que decir que la montura estaba a la altura del talento del genial piloto. En los 60, el

Campeonato de Turismos mueve masas (y clientes..) en Inglaterra, Jaguar, Alfa Romeo y

BMC ya están en el y Ford no se quiere quedar fuera. En 1962 encarga a Colin Chapman

(que ya montaba un motor Ford en los Lotus Elan) la preparación del popular Cortina para

esas carreras, ofreciéndole un contrato…. y un jugoso cheque. La palabra “money” suena

bien en los oídos de Colin, que no tarda en responder a esa demanda y en las carrocerías

desnudas que le envían a Cheshunt monta el 1558 cc que ya equipaba al Elan alimentado

por dos Weber de doble cuerpo y cubierto por la famosa culata con doble árbol creada por

Harry Weslake. Rinde 105 cv y un par de 14,9 mkg y para transmitirlos al suelo, Chapman

refuerza el embrague montando una caja de cambios con 4 relaciones mas cerradas.

Pero la potencia no lo es todo y la especialidad de Lotus es el chasis: el eje rígido trasero

se conserva pero las ballestas desaparecen, suplantadas por amortiguadores guiados por

un sistema similar al de los Seven, y delante la dirección es mas directa y la geometría de

las suspensiones cambia. La distancia al suelo mengua, las llantas son mas anchas y los

frenos se refuerzan y para rematar la faena la carrocería se aligera con puertas/capots de

aluminio. Tras este tratamiento, bajo y bien plantado sobre ruedas anchas y adornado con

el mítico escudo Lotus y flechas verdes sobre fondo blanco que subliman la línea un poco

torturada del modelo original, el Cortina es, al menos sobre el papel, una maquina temible

y una vez montados los 1000 primeros ejemplares precisos para la homologación en Gr 2

desembarcan en los circuitos demostrando pronto a todos de lo que son capaces.

Las victorias se encadenan asegurando a Ford el liderazgo en los circuitos europeos: Jim

Clark suma un titulo de Turismos a su palmares, ganando el Campeonato de Inglaterra de

1964, Vic Elford vence (al índice energético) en el Tour de Francia de ese mismo año, y la

temporada siguiente Sir John Whitmore se adjudica el Campeonato Europeo de Turismos.

¡Misión cumplida!. Pero, tras superar los 1000 ejemplares precisos para su homologación,

los contables de Ford hablan para pedir que los siguientes no sean tan caros de fabricar y

a partir del 65, bajo una apariencia idéntica, la suspensión trasera vuelve a las ballestas y

las puertas y capots al acero original. En teoría, las prestaciones deberían bajar pero en la

practica no se nota (siempre que el firme sea aceptable) pero lo peor vendrá después con

el MKII, que monta el mismo motor pero nueva carrocería ¡con 200 kg mas! y esta lejos de

igualar los resultados de sus gloriosos predecesores, desapareciendo en 1970

 

AL VOLANTE

Cuarenta años después hace falta humildad para sentarse en el MKI. Empuñar el volante

que Jacky Ickx  Jackie Stewart, Pat Moss, Henry Greder y Maurice Trintignant han tenido

entre las manos impresiona y basta con pensar de nuevo en Jim para saber que no es el

momento de demostrar nada. El interior ayuda, casi banal y sin real connotación deportiva

salvo el volante “sport” que sustituye al de madera original. Por lo demás, todo es negro y

los relojes suficientes (aunque no siempre visibles) pera nada sugiere altas prestaciones y

menos aun los asientos, con un mantenimiento lateral insuficiente. Por suerte la tremenda

consola central esta hay para encajar las nalgas en los virajes.

Porque si queremos ambiente de carreras...basta con arrancar: la mecánica respira fuerte,

incluso al ralentí, porque nuestro Cortina tiene el escape lateral sin silencioso y aunque es

cierto que las versiones de competición superaban los 140 cv, este modelo de serie ofrece

ya 105, que para mover sus 840 kg ¡no son pocos!. Como decía el genial Chapman: “Más

potencia te hace ir más rápido en las rectas, menos peso te hace ir más rápido…siempre”

y desde los primeros metros sentimos el empuje de un par excepcional para su cilindrada

y de unas subidas de régimen rabiosas. ¡El Cortina tiene ganas! y el cambio secunda a la

perfección la mecánica con un escalonamiento irreprochable que permite llevar siempre el

motor al mejor régimen. Las velocidades entran volando como si fueran sobre mantequilla,

y alcanzamos 100 km/h en poco mas de 10”, abatiendo el primer kilometro en apenas 31”.

En cambio su velocidad máxima es solo “suficiente”: 178 km/h.

Pero esas prestaciones serian inútiles si no llegaran al suelo con eficacia, y para eso esta

el excelente chasis, que esta a la altura de la reputación de la marca: la dirección (dulce y

directa) y el tren delantero (incisivo) son característicos de las producciones Chapman con

una precisión inigualable, incluso su eje trasero (rígido) se comporta limpiamente, siempre

que el revestimiento sea bueno. Eso explica que el Ford Cortina lo ganara todo en circuito

(y nada en rallyes) y que sobre las (a menudo) excelentes carreteras actuales no parezca

un coche de su edad, encadenando curvas y contracurvas sin problemas y procurándonos

un intenso placer de conducir. Solo en los virajes tumba mucho, y como el desplazamiento

de la suspensión es corto, es frecuente tomarlos ¡a 2 ruedas!.¿Otros defectos?: solamente

los frenos, que son de época y no inspiran confianza. Por lo demás, bajo su aspecto banal

el Cortina es un útil fabuloso, que se maneja ¡como un “vespino”! demostrando un carácter

tan espectacular como eficaz. Su comportamiento acrobático no merma la confianza de un

buen piloto y te invita a atacar porque mientras mas le solicitamos, mas nos da. Hoy como

ayer, mañana y siempre conducir el Cortina Lotus es…un placer

 

COMPRAR UNO
Los ejemplares mas buscados (y casi inencontrables porque están participando en VHC)

son los primeros 1.000 de la primera serie (MkI), con la suspensión trasera “Chapman” y

las partes móviles de aluminio  Pero su reputación de fragilidad es merecida y un MkI del

65/66, de aspecto casi idéntico pero mas fiable, es probablemente la elección mas sabia

(1.984 ej.) mientras que un MkII (4.032 ej) es la menos interesante.

Si tienen la suerte de encontrar cualquiera, es fácil de “fiabilizar”: la restauración del motor

puede ser cara pero las piezas Ford son baratas y fáciles de encontrar (queda dar con un

artista que sepa sincronizar los Weber). En cuanto a precios cuenten con 35.000 € por un

MkI de aluminio, 30.000 por el de acero y 25.000 por un MkII. Y recuerden que un Cortina

blanco con flechas verdes no es forzosamente... un Lotus.

 

CONCLUSION
¡
Una maquina fabulosa!. Tras conducirlo comprendemos que lo ganara todo, que lo

siga ganando aun hoy en las carreras de históricos y, por supuesto, que valga tanto.

Porque sentirse en la piel de Jim Clark (¡hasta el primer viraje!) es una experiencia

inolvidable ¡que no tiene precio!.

 

PRODUCCION                                                                    
CORTINA LOTUS MKI (1963-1966) : 2.984 ej.

CORTINA LOTUS MKII (1967-1970) : 4.032 ej.

TOTAL :                                             7.016 ej.

 

Texto: JR                                                                   VIDEO  >

 

VIDEOS RECOMENDADOS

 

ANUNCIE AQUI SU COCHE GRATIS

(SOLO SIMILARES AL DE LA FICHA)

PARA + INFORMACION PULSE AQUÍ

 

LIBROS RECOMENDADOS

 

BIEN

Look “Lotus”

Chasis eficaz

Motor potente

Prestaciones

Polivalencia

Palmares

 

MAL

Frenos mediocres

Pocos originales

Mantenimiento

 

© www.clasicosydeportivos.es 

Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD
Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD

 

FORD

CORTINA LOTUS
(1963 - 1970)

 

FORD CORTINA LOTUS MKI

MOTOR

Tipo: 4L Longitudinal delantero

Cilindrada: 1558 cm3

Potencia: 105 cv a 5500 rpm

Par: 14,9 mkg a 4000 rpm

Transmisión: Trasera 4 velocidades

CHASIS

Dirección: Recirculación de bolas

Suspensión D/T: Independiente/Eje rígido

Frenos D/T: Disco/Tambor

Neumáticos D/T: 6,00x13

DIMENSIONES

Largo-Ancho-Alto: 4,27-1,59-1,41 m

Peso: 840 kg

Peso/Potencia: 8 kg/cv

PRESTACIONES

Velocidad máxima: 178 km/h

0-1000 m: 31”6

PRECIO

30.000   (04/02/2013)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuadro de texto:  
P

 

 

 PUBLICIDAD

 

 

La instrumentación es completa pero

la presencia de un encendedor choca

con la vocación deportiva del Cortina.

 

 

 

 

 

Hacer atractivo un utilitario esta hoy al alcance de cualquier gran marca pero

en 1960 Ford tuvo que llamar.. a Lotus.

 

 

 

 

 

 

El MKii (1967-1970) destaco en algunos rallyes pero sin lograr el palmares del

MKI en circuitos. Pesaba… 200 kg mas.

 

 

 

 

 

 

Preparado con culata doble árbol y 2 Weber doble cuerpo, el Cortina daba

105 cv y ¡140 en los de competición!.

 

 

 

 

 

 

 

Ver el Cortina en circuito era todo un espectáculo con las ruedas interiores separadas... ¡hasta 40 cm del asfalto!.

 

 

 

 

 

 

 

El Cortina Lotus se caracteriza por su menor distancia al suelo, sus llantas y

las flechas verdes sobre fondo blanco.

 

 

 

 

 

 

 

Creado por Colin Chapman el Cortina Lotus dio lo mejor de si con Jim Clark

a los mandos sobre 4, 3 o... ¡2 ruedas!

 

 

 

 

 

 

CLASICOS y
DEPORTIVOSCuadro de texto:                 INICIO                      PRUEBAS                     REPORTAJES                      ENLACES                       CONTACTO                         
Cuadro de texto:                 INICIO                      PRUEBAS                     REPORTAJES                      ENLACES                       CONTACTO

     

 

                ?

 

Cuadro de texto:  

     
Cuadro de texto:  

     
Cuadro de texto: