SE VENDE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL FERRARI DE ENZO

 

Según Enzo Ferrari: “El caballero debe ir siempre detrás de los caballos”. Esta frase

explica que solo aceptara dotar a sus monoplazas de F1 de motor central cuando el

acoso de los Cooper y Lotus ingleses se hizo insoportable. Pero, para los coches

“de calle”, era otra cuestión. O la misma.

 

Cuando en el Salón de Paris del 68 Ferrari presenta el 365 GTB4, también denominado

Daytona en recuerdo de la triple victoria de la marca italiana en el autodromo de Florida

(ese mismo año) muchos aficionados se sienten decepcionados. Y también...intrigados.

¿Cómo es que Enzo Ferrari, símbolo del deporte automovilístico en el mundo entero y

buen conocedor de la técnica del motor central gracias precisamente a su participación

(con éxito) en las carreras, prefería construir su modelo de calle mas potente con motor

delantero? Es cierto que un automóvil de cuatro plazas, por razones de habitabilidad, no

puede acomodarse a un motor central, ya sea transversal, en diagonal o en cruz de San

Andrés.  Pero cuando, como en el Daytona, solo hay que alojar dos pasajeros, la hoja de

papel sobre la que los ingenieros deben materializar sus ideas no esta condicionada por

volúmenes que les impidan adoptar la disposición ideal, definida con total certeza por la

experiencia de la propia marca en competición.

¿Es que Ferrari no creía en esta arquitectura para un coche destinado a la clientela? La

frase citada al principio así parece indicarlo. Según ellos mismos, el 80% de sus clientes

son “cincuentones” muy ricos a los que, salvo excepciones, interesa muy poco la técnica

automovilística. En su Ferrari ven, sobre todo, un símbolo de triunfo social, y después, a

menudo accesoriamente, una maquina deportiva. Incluso aunque sean bastante buenos

pilotos como para apreciar la velocidad y utilizar los recursos de su automóvil, no están

en cambio dispuestos a ceder en temas como, por ejemplo, el silencio o la capacidad del

maletero. Temas que se resuelven mas fácilmente con un motor delantero, al igual que la

estabilidad a altas velocidades, talón de Aquiles del Miura, presentado dos años antes con

motor central. Siendo las autopistas, con la limitación de velocidad en carretera, el terreno

de elección de estos automóviles: ¿no resultó entonces el Daytona un deportivo de la mas

absoluta actualidad? Además es costumbre en Maranello no responder a una provocación

con las mismas armas que el adversario.

 

CARACTERISTICAS

El 365 GTB4 se presenta por tanto en 1968 con los rasgos de una clásica “Berlinetta” de

largo capot y V12 longitudinal delantero. Una respuesta en forma de contra-provocación.

Suficientemente audaz como para saltar a los titulares y tranquilizar a los tifossi. Afilada,

escultural y muy demostrativa, la silueta del Daytona es una mezcla perfecta de tradición

y modernidad. Es obra de Pininfarina, como casi todos los Ferrari, y se distingue por una

banda de plexiglás que abarca todo el frontal alojando los faros, una popa truncada, corta,

y una moldura cóncava a media altura que los une, aligerando el volumen de la carrocería,

neto, sobrio, viril y agresivo, pero también sin ella algo pesado.

Se ponga donde se ponga un V12 Ferrari es un monumento mecánico que equipa a todos

los modelos de la marca desde 1946. Otra buena costumbre que conviene conservar… El

del Daytona, con 4 árboles de levas en cabeza y una cilindrada de 4390 cm3 rinde 352 cv

a 7500 rpm y 44 mkg a 4400, garantía de unas prestaciones de infarto : 0-100 en 5 seg, y

275 km/h de velocidad máxima. Y… ¡que sonido!. Metálico al ralenti y, a medida que sube

de vueltas, para unos será un rugido, para otros un gruñido amenazador,.. y para nosotros

simplemente el mas hermoso concierto que puede dar un motor.

El Daytona no es sin embargo solo eso. La potencia disponible va unida a un maravilloso

equilibrio general que le confiere una manejabilidad fantástica: caja de cambios trasera y

acoplada al diferencial, chasis tubular, suspensión de ruedas independientes. La dirección

precisa pero poco ágil, no es por cremallera sino de tornillo sin fin, como de costumbre en

Ferrari. Los frenos son 4 discos autoventilados y asistidos. Y las ruedas de aleación ligera,

equipadas con gruesos (215x15 G 70) neumáticos radiales.

 

AL VOLANTE
A  bordo el acabado es perfecto para un coche deportivo: lujoso y racional, pero sin gran

ostentación. La instrumentación es muy completa y todos los relojes necesarios están ahí,

fáciles de consultar y bien agrupados en el eje de visión del conductor, bajo una generosa

visera. Los asientos, tipo banqueta, son cómodos y bien realizados en bandas de cuero de

una maravillosa flexibilidad. Por ultimo recordemos que el Daytona es un estricto 2 plazas:

detrás de los asientos, una estrecha cavidad permite solo guardar un maletín, o un abrigo,

completando el en cualquier caso suficiente volumen del maletero.

Arrancar el motor de un Ferrari es siempre una ceremonia solemne y una vez en carretera

el Daytona se encuentra pronto en su elemento.  No se piensa ya en el volante demasiado

inclinado, en la visibilidad un poco limitada, se rueda, y se va muy....muy rápido. Apurando

el cuentavueltas la lectura de las cifras es impresionante: 95/145/185/240... y engranamos

5ª. Un vistazo al cuentavueltas: 7350 rpm y rodamos a 275 km/h en la autopista, el terreno

preferido del Ferrari Daytona. Obstinadamente plantado sobre sus 4 gruesos neumáticos,

absolutamente neutro en las curvas amplias, perfectamente estable en la frenada, permite

rodar a fondo sin pausa, sin esfuerzo, a una media de 220 km/h, sin el menor riesgo, sin la

menor emoción, y sin pedirnos otra cosa que la necesaria concentración, destinada mas a

vigilar a los otros automovilistas que a nuestra propia conducción.

Y si el itinerario nos obliga a circular por carreteras secundarias será necesario, pese a un

habitáculo que conserva todo su confort, de la estabilidad y el equilibrio excepcionales, y

de una adherencia ilimitada (o cuyo limite es  imposible de alcanzar en conducción rápida

pero normal) trabajar duro con la dirección, precisa pero algo muerta y falta de reacciones.

Pero estaremos con seguridad fuera de la ley, ya que rodaremos probablemente a mas de

100 km/h. Volvamos a la autopista y miremos el taquímetro: parece que vamos a 120 pero

la aguja marca ¡240 km/h!. Cuidado con las distancias de frenada.

 

COMPRAR UNO
Ultimo Ferrari fabricado antes de la toma del control de la marca por parte de Fiat, el 365

GTB4 alcanzo tras la muerte de Il Commendatore cifras astronómicas: 600.000 € en 1990.

Hoy puede encontrarse en muy buen estado por menos de la tercera parte: 180.000 €. La

versión descapotable (365 GTS4) de la que solo se fabricaron 124, alcanza fácilmente los

800.000 € pero cuidado, algunos son falsos Spider transformados a partir de una Berlineta

original. ¿Qué vale mas: un falso spider o una verdadera berlineta?.

A esos precios, naturalmente, la mayoría de los Daytona han sido restaurados y están en

buen estado. Algunos incluso demasiado bueno: huyan de las restauraciones demasiado

minuciosas, tipo “maquetismo”, que sobrepasan los estándares originales y terminan por

desnaturalizar el automóvil. Y sepan que, como siempre con un Ferrari, la puesta a punto

no esta al alcance de cualquier mecánico, ni los gastos de mantenimiento son asimilables

por cualquier bolsillo.

 

CONCLUSION
Muy rápido, muy seguro,... y muy confortable, el Ferrari Daytona era el mejor gran

turismo de su época. Sus ricos propietarios se desplazaban tranquilamente a mas

de 220 km/h por las autopistas europeas. Relajados. Tan seguros de los reflejos de

su coche como de los suyos. Con bastantes caballos de reserva bajo el acelerador.

¿Y la diversión?. Para eso estaba… el Dino.

 

PRODUCCION
DAYTONA 365 GTB4 (1968-1973) : 1.226 ej.
DAYTONA 365 GTS4 (1969-1973) :    124 ej.

TOTAL:                                              1.350 ej.

 

Texto: JR                                                                   VIDEO  >

 

VIDEOS RECOMENDADOS

 

ANUNCIE AQUI SU COCHE GRATIS

(SOLO SIMILARES AL DE LA FICHA)

PARA + INFORMACION PULSE AQUÍ

 

LIBROS RECOMENDADOS

 

BIEN

V12 Ferrari

Línea perfecta

Prestaciones de infarto               

Caja de cambios fantástica

Comportamiento a alta velocidad

 

MAL

Precio

Manejabilidad mediocre

Mantenimiento costoso

 

© www.clasicosydeportivos.es 

Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD
Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD

 

FERRARI

DAYTONA
(1968 - 1973)

 

FERRARI DAYTONA 365 GTB4

MOTOR

Tipo: V12 a 60º Longitudinal delantero

Cilindrada: 4390 cm3

Potencia: 352 cv a 7500 rpm

Par: 44 mkg a 5400 rpm

Transmisión: Trasera 5 velocidades

CHASIS

Dirección: Tornillo sin fin

Suspensión D/T: Independiente

Frenos D/T: Disco

Neumáticos D/T: 215x15 G 70   DIMENSIONES

Largo-Ancho-Alto: 4,42-1,76-1,24 m

Peso: 1280 kg

Peso/Potencia: 3,63 kg/cv

PRESTACIONES

Velocidad máxima: 275 km/h

0-1000 m: 24”8

PRECIO

180.000   (21/07/2008)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los asientos, tipo banqueta, muy cómodos y bien realizados en bandas de cuero de una gran flexibilidad. El Daytona es un estricto 2 plazas: tras ellos, una estrecha cavidad completa el justo volumen del maletero.

 

 

 

 

 

Este donde este, un V12 Ferrari es un monumento mecánico que equipa a  los modelos de la marca desde 1946. Una  buena costumbre a conservar.

 

 

 

 

 

 

La instrumentación es muy completa y todos los relojes necesarios están bien agrupados bajo una visera.

 

 

 

 

 

 

Muy rápido, muy seguro y bastante confortable, el Ferrari Daytona era el mejor gran turismo de su época. Sus  propietarios recorrían relajados las autopistas de Europa... a 220 km/h.

 

 

 

 

 

 

Aerodinámica, escultural y agresiva,

la silueta del Daytona es una mezcla perfecta de tradición y modernidad.

Como casi todos los Ferrari, incluso

los actuales, es obra de Pininfarina,

que debería ser considerado como el

otro padre de los Ferrari. Abajo, vista

de la trasera con su fantástica popa truncada y pilotos dobles redondos.

 

 

 

 

 

 

 

La carrocería se distingue por una banda de plexiglas que abarca todo el frontal, una popa truncada y corta, y una suave moldura a media altura.

 

 

 

 

 

Cuadro de texto:  
P

 

 

 PUBLICIDAD

 

 

La versión descapotable de la que solo se fabricaron 124 unidades, alcanza fácilmente los 800.000 €.

 

 

 

 

 

CLASICOS y
DEPORTIVOSCuadro de texto:                 INICIO                      PRUEBAS                     REPORTAJES                      ENLACES                       CONTACTO                         
Cuadro de texto:                 INICIO                      PRUEBAS                     REPORTAJES                      ENLACES                       CONTACTO

     

 

                ?

 

Cuadro de texto:  

     
Cuadro de texto:  

     
Cuadro de texto: