SE VENDE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BROWN, DAVID BROWN

 

Para suceder al discreto pero eficaz DB4, David Brown y su equipo presentan, en

1963, el DB5 para el que desean una carrera brillante y un renombre internacional.

James Bond, agente 007 al servicio de la corona (y del marketing) va a acudir en su

ayuda con las armas del 7º arte. ¿Qué mejor publicidad?.

 

La industria automovilística británica tiene un problema recurrente: la inestabilidad de los

constructores por los cambios constantes de propietarios. Aston Martin no escapa a esta

regla, sino que la confirma. En 1914, Lionel Martin, fabricante de automóviles deportivos,

decide unir su nombre al de la primera carrera en que gana, la subida de Aston Hill, para

bautizar una nueva marca: Aston Martin. Pero en 1925  la sociedad quiebra y cambia por

primera vez de propietario. La historia se repite en 1936,1940 y en 1947 la compra David

Brown, prospero fabricante de engranajes, que va a protagonizar el mas largo periodo de

estabilidad de la marca, que dura... hasta 1972, cuando Sir David (titulo concedido por la

Reina de Inglaterra) harto del déficit crónico de la empresa la vende a su vez ¡por 1 Libra!.

Pero esa es otra historia y aun corren buenos tiempos..

Brown sentía autentica pasión por los automóviles, y no escatimó gastos en el desarrollo

de modelos a la altura de la imagen de la marca: deportivos y lujosos. Hasta 1958, varios

modelos portando sus iniciales (DB) ven la luz, producidos en pequeñas cantidades para

una elite de aficionados avisados… y muy ricos. Mas tarde el éxito en competición (sobre

todo la victoria de Le Mans en 1959 con Carroll Shelby pilotando un DBR1), y la aparición

del DB4 van a producir un aumento bastante considerable de las ventas. Así que para su

sucesor, el DB5, la marca prepara un lanzamiento mundial, a los mandos del agente 007

en la película Goldfinger. Y lo consigue, convirtiéndose en el modelo mas vendido hasta la

fecha. Mas potente que el DB4 y menos familiar que el DB6, el DB5 es, además, el mejor

de los Aston Martin de la era David Brown, el que hizo de Aston el rival de los Ferrari a los

ojos de la jet-set, apasionada del Gran Turismo. 

 

CARACTERISTICAS                                                                          

Para conseguir ese éxito David Brown supo rodearse de hombre competentes y muy muy

motivados. Así, John Wyer aporta sus conocimientos antes de convertirse en el artífice del

éxito de los Ford GT 40, Tadek Marek, ingeniero polaco, se ocupa de la concepción de su

motor de 6 cilindros en línea, y el gran carrocero italiano Touring diseña la carrocería, una

suave evolución de la del DB4, clásica y muy elegante. Será construida usando la técnica

“superleggera” (estructura tubular en la que se acoplan laminas de aluminio), un principio

usado en competición que tiene como objetivo aligerar al máximo la carrocería sin perder

la rigidez, muy importante en un deportivo. Cada panel debe ser, por tanto, conformado a

mano con un martillo a partir de una lamina de aluminio, un procedimiento artesanal que

hace de cada coche un modelo “único” y explica en parte su elevado precio.

El chasis es de acero y sobre el se suelda la estructura tubular “superleggera” concebida

por Touring. La suspensión delantera es por triángulos superpuestos resortes helicoidales

y barra estabilizadora, y la trasera, mas convencional, es por eje rígido. La dirección, muy

precisa, de cremallera, los frenos de disco asistidos, y las ruedas unas magnificas Rudge

de radios de 15” calzadas con neumáticos 6.70-15. El motor, concebido por Marek, es un

6 cilindros un línea de aluminio con 2 árboles de levas en cabeza, ya probado en el DBR2

de competición y en el DB4. En este, con una cilindrada de 3,6 l, demostró una potencia y

un par suficientes unidos a una fiabilidad asombrosa. En el DB5, con 150 kg de mas, será

necesario aumentar la potencia para que las prestaciones no bajen. Para ello, se eleva la

cilindrada a 4,0 litros y se monta una batería de tres carburadores SU HD8, logrando una

potencia de 285 cv a 5500 rpm y un par muy respetable: 38,6 mkg a 4500 rpm. En cuanto

al cambio, la caja es una ZF de 5 velocidades sincronizadas ya que la de 4, fabricada por

el propio Brown resultaba insuficiente para transmitir tanta potencia. Finalmente, conviene

recordar que cada motor, como de costumbre en Aston Martin, será montado por un único

oficial, que respondía de el con el estampado de su firma.

 

AL VOLANTE
El interior del DB5 es el arquetipo del deportivo de posguerra, lujoso pero muy sobrio, y el

acabado, a diferencia del de los italianos de la época, es irreprochable. La moqueta no es

demasiado gruesa y el cuero, deliciosamente patinado, es discreto y oscuro, limitado a los

pequeños asientos y a las puertas. Lo suministraba Connolly, el mismo proveedor de Rolls

Royce. En cuanto a la madera, solo estaba en el volante. La tradición en Aston Martin era,

precisamente, el salpicadero de metal con una batería de relojes negros, cada uno de los

cuales vale lo que el cuadro de mandos completo de un deportivo actual.

Para arrancar, el starter (manual) debe ser manejado con habilidad, evaluando de oído la

respuesta del seis cilindros. Lo hacemos, y los 3 SU despiertan progresivamente el motor,

que se sacude con un gruñido sordo. Seria tan erróneo forzarlo como llevar a una soprano

al Do sin dejarla antes pasar por toda la gama, y aunque con un buen reglaje ese proceso

podría ser acortado (pero no suprimido del todo...) por fin canta a pleno pulmón, subiendo

de vueltas sin pestañear. La fina palanca de cambios se maneja con gran precisión, y los

100 km/h se alcanzan en menos de 8”, una cifra que actualmente muy pocos automóviles

osan reivindicar. Y lo mismo sucede con la velocidad punta: 240 km/h.

Ya en carretera, el DB5 conserva el comportamiento querido por David Brown: eficaz pero

muy confortable (un conmutador de cuatro posiciones permite incluso regular la dureza de

los amortiguadores). Y forzando el ritmo se muestra muy competente, preciso, ligero, y el

tren trasero rígido no se nota demasiado, pero su dirección, sin asistencia, es algo pesada

y, con mal firme, transmite las irregularidades. El Aston mantiene difícilmente el equilibrio

de la trayectoria, siempre dispuesto a derrapar y pidiendo continuas correcciones, porque

es mas un Gran Turismo (muy) rápido que un deportivo y como tal merece ser tratado. En

ese (su) terreno es magnifico, soberano y solo los frenos, a pesar de los cuatro discos, no

están a la altura y exigen, como en casi todos los clásicos, anticipar.

 

COMPRAR UNO
Para comprar un DB5 hoy, hay que contar con unos 210.000 € para un ejemplar en buen

estado. Eso por una versión Coupe, ya que las versiones Cabriolet y Break, de las que se

hicieron muy pocos ejemplares, alcanzan fácilmente los 250.000. En cambio el Vantage,

cuya única diferencia es un motor un poco mas potente, cotiza casi al mismo precio. En

cualquier caso, hay muy pocos ejemplares a la venta y su precio no parará de crecer en

los próximos años, ya que su historia y su poder de seducción son muy fuertes.

El mantenimiento, ya en su época, era tan costoso como el de un Rolls Royce y hoy, por

desgracia, lo sigue siendo. Aunque el motor es muy fiable, tanto las piezas (originales de

Aston Martin) como la mano de obra ( reglajes frecuentes de carburador, que soportan mal

el trafico urbano actual) son muy caras. Por no hablar de un simple “golpecito”, ya que los

paneles de carrocería deben ser reformados...a mano. Hay por tanto que tener claro que,

si el precio de compra es todavía relativamente accesible (comparado, por ejemplo al de

algunos Ferrari contemporáneos), el mantenimiento exige un bolsillo (muy) generoso. La

exclusividad tiene un precio...que tarde o temprano hay que pagar.

 

CONCLUSION
El Aston Martin DB5 es un concentrado de lo que representa Gran Bretaña: clase,

humor (James Bond), gran turismo (GT), y una línea intemporal. Adulado por los

neófitos y los expertos, merece ampliamente su éxito. Un mito para adquirir y

conservar… con un presupuesto consecuente para mantenerlo.

 

PRODUCCION

DB 5 COUPE (1963-1965) :         821 ej.

DB 5 VANTAGE (1964-1965) :     65 ej.
DB 5 CABRIOLET (1964-1965) : 123 ej.

DB 5 BREAK (1964-1965) :          12 ej.
TOTAL :                                    1.021 ej.

 

Texto: JR                                                                   VIDEO  >

 

VIDEOS RECOMENDADOS

 

ANUNCIE AQUI SU COCHE GRATIS

(SOLO SIMILARES AL DE LA FICHA)

PARA + INFORMACION PULSE AQUÍ

 

LIBROS RECOMENDADOS

Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD
Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD

 

ASTON MARTIN

DB 5
(1963 - 1965)

 

ASTON MARTIN DB 5 COUPE

MOTOR

Tipo: 6L Longitudinal delantero

Cilindrada: 3995 cm3

Potencia: 282 cv a 5500 rpm

Par: 39,6 mkg a 4500 rpm

Transmisión: Trasera 5 velocidades

CHASIS

Dirección: Cremallera

Suspensión D/T: Independiente/Eje rigido

Frenos D/T: Disco

Neumáticos D/T: 6,70x15

DIMENSIONES

Largo-Ancho-Alto: 4,89-1,83-1,32 m

Peso: 1465 kg

Peso/Potencia: 5,20 kg/cv

PRESTACIONES

Velocidad máxima: 240 km/h

0-1000 m: 28”

PRECIO

210.000   (18/08/2008)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BIEN

Línea intemporal

Acabado artesanal

Prestaciones

Imagen

Motor

 

MAL

Frenos

Precio elevado

Restauración cara

Mantenimiento costoso

 

© www.clasicosydeportivos.es 

 

Un frontal que hizo mucho por la fama de Inglaterra en general y,  sobre todo, por sus agentes secretos. Inimitable.

 

 

 

 

 

 

El motor, concebido por Tadek Marek, es un 6 cilindros de aluminio que con una cilindrada de 4 litros rendía 285 cv. Una potencia respetable ayer... y hoy.

 

 

 

 

 

 

 

 

La línea del DB5 es una suave evolución de la del DB4 GT. El maletero generoso es toda una invitación al gran turismo.

 

 

 

 

 

 

 

El Aston Martin del agente 007 tenia todas las opciones: doble matricula, metralleta, blindaje, radar, asiento del pasajero eyectable y corta-ejes  para impedir adelantar al enemigo.

 

 

 

 

 

 

 

La versión descapotable, de la que solo se fabricaron 123 ejemplares, todavía no se llamaba Volante. Este nombre se estreno con el DB6.

 

 

 

 

 

 

 

Volante de madera, batería de relojes al precio (!cada uno!) de todo un cuadro de mandos actual y asientos tapizados del mismo cuero Connolly que el de los míticos Rolls Royce.

 

 

 

 

 

 

Cuadro de texto:  
P

 

 

 PUBLICIDAD

 

 

La versión “break de caza” de la que solo se fabricaron 12 ejemplares es, junto al cabriolet, la mas cotizada: 250.000 por uno en buen estado.

 

 

 

 

 

 

 

CLASICOS y
DEPORTIVOSCuadro de texto:                 INICIO                      PRUEBAS                     REPORTAJES                      ENLACES                       CONTACTO                         
Cuadro de texto:                 INICIO                      PRUEBAS                     REPORTAJES                      ENLACES                       CONTACTO

     

 

                ?

 

Cuadro de texto:  

     
Cuadro de texto:  

     
Cuadro de texto: