SE VENDE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LIMUSINA

 

La gama Jaguar se estructura, desde mediados de los 50, en tres niveles: deportivos

(XK 120, 140, 150...) berlinas compactas (MK I, MK II...) y limusinas (MK VIII, MK IX…).

La llegada del Jaguar E en 1961 no altera esa jerarquía pero en cualquier caso ¡que

revolución!: línea aerodinámica, carrocería autoportante, 4 ruedas independientes...

Siete meses después aparece el MK X, que retoma esas soluciones… ¡con 5 plazas!.

Es la nueva… limusina.

 

Aunque Jaguar debe su extraordinaria imagen de marca a los modelos deportivos, son las

berlinas las que realmente dan dinero. Y eso que su precio es mas que competitivo: el MK

X costaba en Inglaterra la mitad que un Mercedes 300 S y la tercera parte que un Bentley.

Algunas malas lenguas decían incluso que era demasiado asequible para medirse con los

grandes (fueran de su país, alemanes o...americanos, país que estaba en el punto de mira

de la casa) pero tanto en tamaño (5,13x1,93x1,38) como en peso (1778 kg) y prestaciones

(1 km en 32”2 y casi 200 km/h) no tenia mucho de que avergonzarse.

 

CARACTERISTICAS

Sir William Lyons no escatimo medios para ofrecer a su buque insignia lo mejor de la casa:

motor 6 en L, 3,8 L, culata “straight port” y 3 carburadores SU, su potencia alcanza 265 cv

como en el extraordinario E lanzado meses antes. Además el MK X tiene otra similitud con

el E: una suspensión trasera independiente (semiarboles superiores y triángulos inferiores)

mientras que las berlinas compactas (MK II) conservan un eje rígido. En cambio delante la

suspensión repite el esquema de doble triangulación utilizado en el MK II pero simplificado

(traviesa única). Los frenos son de disco (in board los traseros) asistidos como la dirección

y el cambio es el clásico Moss de 4 velocidades, aunque opcionalmente podía montarse un

overdrive, o incluso un cambio automático (Borg Warner) de 3 velocidades.

En cuanto a la carrocería, se hizo una maqueta a escala natural (con los detalles pintados

en trampantojo) para estudiar los volúmenes y el resultado es magnifico, a la vez agresivo

y con gran clase. Construida por Pressed Steel, con refuerzos en el tablero y vigas, es tan

rígida que podría quitarse el techo sin que la torsión se note pero a cambio es muy pesada

con casi 2 toneladas (con chofer y gasolina). Un peso que en cualquier caso comparte con

sus rivales tanto ingleses (Bentley, Rolls) como americanos (Lincoln, Cadillac..). En cuanto

al interior, no cabe la menor duda, es ingles de pura cepa con madera y cuero abundantes

y todos los refinamientos (mesitas desplegables, ceniceros individuales) pudiendo además

elegirse entre 11 colores de cuero y 12 de carrocería, no todos compatibles.

Puesto a punto con mimo en las solitarias carreteras de las Landas y el País Vasco, el MK

X no sufre defectos de juventud (salvo cierta tendencia a calentarse en ciudad) y como en

las generaciones precedentes es el mercado interior (y la Comonwealth) el que absorbe la

mayoría de la producción (con volante a la derecha). Utilizado a menudo como vehículo de

representación, una versión con cristal de separación ¡y bar! podía adquirirse (por encargo)

y otras opciones eran la luneta trasera térmica y los elevalunas eléctricos. En cuanto a su

evolución, en 1964 la cilindrada sube a 4,2 L (sin aumento de potencia) y el arcaico cambio

Moss cede el sitio a uno Jaguar totalmente sincronizado. Y 2 años después (1966) el MK X

pasa a denominarse 420 G (por grande frente al 420 que sustituye al MK II).

 

AL VOLANTE

Diseñado para fundir el aire, el MK X da de perfil, incluso parado, la impresión de estar ya

en movimiento. Los paneles delantero y trasero, inclinados hacia delante, son en parte los

responsables, pero también su escasa altura en relación al largo. Y de frente las estrechas

vías sugieren un chasis insuficiente con las diminutas ruedas (205x14) muy retranqueadas

respecto a las aletas, mientras que en la popa los ligeros alerones son un claro guiño a los

americanos. Pero el conjunto es armónico, de buen gusto, elegante, y nos invita a visitar el

interior, que no va a decepcionarnos porque esta a la altura.

La pesada puerta se abre en silencio y se cierra con un “clack” sordo y discreto, como para

señalar que entramos en un lugar sagrado. El primer vistazo confirma esa impresión: nadie

ha hecho nunca nada mejor, mas cálido, mas atractivo, que este interior magnifico que nos

parece esculpido en la madera porque ese material lo reviste todo. En cambio olvídense de

la ergonomía: todo esta ahí, incluso lo superfluo, pero en un orden que solo responde a las

leyes de la estética. No es grave, solo tardamos un poco mas en encontrar (especialmente

de noche) el interruptor del limpiaparabrisas (por ejemplo...).

Los asientos de cuero están en la misma línea: amplios y cómodos en parado, no retienen

apenas en las curvas aunque delante la voluminosa consola separa claramente al pasajero

del chofer. Y detrás el ambiente de tocador ingles es solo comparable al de un Rolls Royce

(cuero, moqueta espesa, madera barnizada, dos amplias mesitas desplegables que ocultan

un espejo de cortesía y un cenicero...) y el espacio para las piernas es sobrado, mimando a

las señoras... y los caballeros. Para colmo el maletero es inmenso (para los grandes viajes)

y va revestido de moqueta (y también la rueda de repuesto).

Pulsando el botón de arranque barruntamos avería, porque no escuchamos nada: el 6 en L

XK es de una discreción sorprendente aunque su aliento sedoso responde si aceleramos y

a 3500 vueltas su rugido es mas presente recordándonos su origen. Con el pie derecho en

el freno situamos la palanca del cambio en drive, aceleramos y tras una suave sacudida del

tren trasero ¡hop!, partimos hacia Europa dispuestos a atravesar los Pirineos, los Alpes y lo

que haga falta. Las dos toneladas del Jaguar no se notan y el cambio engrana solo las tres

velocidades, apurando al máximo las vueltas en cada una de ellas.

Sereno, silencioso, el Jaguar se desplaza sin esfuerzo aparente dándonos la sensación de

que contamos con un confortable margen bajo el pie derecho. Y así es, porque si tenemos

la insolencia de exprimirlo a fondo el empuje de un motor que (recordémoslo) triunfó en Le

Mans acuesta el paisaje hacia detrás y abatimos los 400 m en 16” y el km en menos de 32

rondando pronto la velocidad máxima: 195 km/h. Pero vamos a 5400 vueltas y no conviene

abusar. Mejor plantarse en un crucero rápido (150 o 160 km/h) algo que a mediados de los

60 era una proeza que no estaba al alcance de la mayoría de los automóviles.

Pero la gran sorpresa del MK X es su comportamiento: bien plantado sobre sus pequeñas

ruedas el subviraje tarda en llegar y, aunque la bestia pesa, no oscila lo que esperábamos 

pero, sobre todo, demuestra una precisión y una franqueza que hablan de la calidad de su

concepción (no olviden que el tren trasero es el del tipo E). Es cierto que con su tamaño no

encaja en las carreteras de montaña, pero el asalto, pie a fondo, de un puerto alpino es un

desafío que no teme (solo hay que cuidar los frenos en la bajada). En cuanto a la autovía y

las generales, en ellas se siente agusto acortando las distancias con una suave y soberana

celeridad que hacen de el uno de los mejores salones rodantes de su tiempo.

 

COMPRAR UNO
Si entonces era (relativamente) barato hoy es (sencillamente) una ganga: 20.000 € por un

ejemplar en perfecto estado. Descarten de todos modos la corrosión (vigas, tablero y bajo

los depósitos) revisen el circuito eléctrico y los accesorios (aire acondicionado desde el 64)

y sepan que un buen mantenimiento es imprescindible (distribución, carburación, aceite) y

que moverlo es caro (de 16 a 27 litros a los 100 kilómetros).

 

CONCLUSION
¡
2 toneladas a 200!: el eslogan no fue nunca oficial, pero es el que mejor le cuadra

a este inmenso y rápido Jaguar. Refinamiento interior, línea “Lyons” y prestaciones

de primera, hacen aquí un cocktail inédito con una habitabilidad fuera de lo común.

¡Un must!.

 

PRODUCCION
MK X 3,8 (1961-1964) : 12.977 ej.

MK X 4,2 (1964-1966) :   5.679 ej.

420 G (1966-1970) :        6.555 ej.

TOTAL :                          25.211 ej.

 

Texto: JR                                                                   VIDEO  >

 

VIDEOS RECOMENDADOS

 

ANUNCIE AQUI SU COCHE GRATIS

(SOLO SIMILARES AL DE LA FICHA)

PARA + INFORMACION PULSE AQUÍ

 

LIBROS RECOMENDADOS

CLASICOS y
DEPORTIVOSCuadro de texto:                 INICIO                      PRUEBAS                     REPORTAJES                      ENLACES                       CONTACTO                         
Cuadro de texto:                 INICIO                      PRUEBAS                     REPORTAJES                      ENLACES                       CONTACTO                         
Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD
Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD

 

JAGUAR

MK X
(1961 - 1970)

 

JAGUAR MK X 4,2

MOTOR

Tipo: 6L Longitudinal delantero

Cilindrada: 4235 cm3

Potencia: 265 cv a 5400 rpm

Par: 39,1 mkg a 4000 rpm

Transmisión: Trasera A 3 velocidades

CHASIS

Dirección: Recirculación de bolas

Suspensión D/T: Independiente

Frenos D/T: Disco

Neumáticos D/T: 205x14

DIMENSIONES

Largo-Ancho-Alto: 5,13-1,93-1,38 m

Peso: 1778 kg

Peso/Potencia: 6,70 kg/cv

PRESTACIONES

Velocidad máxima: 195 km/h

0-1000 m: 31”7

PRECIO

20.000   (01/09/2014)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BIEN

Línea impresionante

Interior suntuoso

Habitabilidad

Serenidad

Velocidad

Precio

 

MAL

Consumo

Peso

 

© www.clasicosydeportivos.es 

Cuadro de texto:  
P

 

 

 PUBLICIDAD

 

 

El 420 G no es mas que un MK X 4,2 l.

con otro nombre y algunos retoques estéticos (vean anuncio de la época).

 

 

Pese a la modernidad de sus líneas,

que rompen con las de su antecesor

el MK X sigue siendo un gran Jaguar.

 

 

Cuero Vaumol (“by Connolly”) en los asientos, madera noble en el tablero, moqueta, estamos en un club ingles.

 

 

Con un techo muy curvado y aletas suavemente inclinadas el diseño es

a la vez voluminoso y muy elegante.

 

 

El MK X fue el ultimo en lucir el famoso Jaguar saltando sobre el radiador (aquí en un anuncio americano de la época).

 

 

El 6 en línea XK comienza en el MK X

con 3,8 l. y pasa luego a 4,2 l, pero la potencia permanece idéntica : 265 cv.

 

     

 

                ?

 

Cuadro de texto:  

     
Cuadro de texto:  

     
Cuadro de texto: