CHRISTINE, de JOHN CARPENTER (1983)

 

 

 

 

 

 

© www.clasicosydeportivos.es 

 

 

 

 

 

CLASICOS y
DEPORTIVOSCuadro de texto:                 INICIO                      PRUEBAS                     REPORTAJES                      ENLACES                       CONTACTO                         
Cuadro de texto:                 INICIO                      PRUEBAS                     REPORTAJES                      ENLACES                       CONTACTO

 

EL NOVELISTA

 

Stephen King, indiscutido rey de la literatura de terror, ha publicado recientemente

Mr Mercedes, una novela en la que el protagonista atropella a sus victimas con ese

coche. Pero la historia no es nueva, en el 2002 el asesino era un Buick Roadmaster

y en 1983 el peor de todos, un Plymouth Fury apodado Christine.

 

Esta obsesión de Stephen esta justificada y el mismo nos lo explica: “Cuando empecé a

escribir Christine no tenia ninguna intención de hacer una novela de terror, sino mas bien

divertida, pero a medida que avanzaba me fui dado cuenta de su potencial espeluznante.

Y es que los automóviles me han traumatizado desde joven”.

 

LAS AVERIAS
”Como no tenia dinero para comprar coches nuevos compraba ¡basureros sobre ruedas!.

Para conducirlos hacia falta mucho coraje: uno perdió la transmisión en la autopista, otro

estaba tan podrido que veías desfilar la carretera bajo tus pies, por no hablar de aquellos

cuyos faros o pilotos dejaban de funcionar, obligándote a circular a oscuras poniendo en

peligro tu vida y la de los demás. Pero el peor fue uno que perdió el deposito ¡que estuvo

a punto de incrustarse en el morro del que me seguía!. Resumiendo: si hay una persona

que sepa de desechos mecánicos soy yo”.

 

LA REPARACION
”Con Christine, yo quería que ese pobre adolescente tuviera un automóvil que funcionara

al revés, como cuando rebobinamos una película y un sombrero sale volando volviendo a

la cabeza de su propietario. Pensé ¿y si cuando el coche arranca el cuentakilómetros se

pone a girar en sentido contrario, y a medida que avanza los kilómetros disminuyen? Era

una idea muy divertida, pero al escribirla se fue convirtiendo poco a poco en mas sombría.

Probablemente es por eso por lo que bastantes críticos han dicho (¡con razón!) que estoy

obsesionado con el miedo... y con los automóviles”.

 

EL ACCIDENTE
”Yo mismo he vuelto a poner mi marcador a cero. En 1999 sufrí un grave percance y dije

que me retiraba, pero ahora escribo mas que nunca. No me atropelló Christine, sino una

camioneta y estuvo a punto de costarme la vida. Cuando me desperté en el hospital, me

dijeron que tenia un traumatismo craneal pero que se curaría pronto. No fue así y hasta el

2002 sufrí secuelas: me dolían a menudo la cabeza y el cuello, y eso me impedía escribir.

Me plantee dejarlo todo: no quería que me colgaran la etiqueta de escritor “que ha sido” y

tenia la sensación de haber dicho ya todo lo que tenia que decir”.

 

LA RECUPERACION
”Luego mi cuerpo hizo milagros, volví a escribir poco a poco y las ideas volvieron. Además

compré la camioneta asesina, para destruirla, y me sentó muy bien. No soy un deportista,

pero darle mazazos a esa chapa fue maravilloso. Quería destruirla a martillazos, para que

no pudiera ser revendida en las subastas a admiradores morbosamente interesados en su

proximidad trágica. Lo conseguí y he recuperado con los coches una relación compleja, de

amor y odio. Me encantan los de los 50, sus curvas sensuales y su tamaño de paquebotes,

pero no hay que fiarse de ellos. Las moscas se atraen con miel no con vinagre”.

 

LOS AUTOMOVILES
”Necesitamos los coches para desplazarnos, forman parte de nuestra vida cotidiana, pero

dependemos demasiado de ellos y hay quien los trata como si fueran de la familia. Puedo

entender cierto afecto a un objeto que nos permite viajar, cambiar de aires, o simplemente

ir a trabajar, pero el dinero que invertimos en el es excesivo. Los automóviles, como signo

exterior de riqueza, no me interesan y luego están los atascos, la polución, el consumo de

unos recursos naturales que se agotan, desafíos a los que tendremos que hacer frente si

queremos sobrevivir como especie... y como planeta”.

 

SU AUTOMOVIL

“Tengo un Chevrolet Volt, un hibrido, y he hecho montar en el techo de casa unos

paneles solares que me proporcionan energía gratis para alimentarlo. En el garaje,

cada vez que enchufo el Volt, tengo la sensación de pinchar a los grandes lobbies

petroleros”.

 

Texto: JR                                                                   VIDEO  >

Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD
Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD

 

LIBROS RECOMENDADOS

 

 

VIDEOS RECOMENDADOS

 

CHRISTINE, de STEPHEN KING (1983)

 

 

 

 

 

 

 

STEPHEN KING (1947-    )