SE VENDE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TRANSATLANTICO

 

Descomunal, excéntrico, casi delirante el Cadillac Eldorado alcanza en 1959 la cima

de la desmesura y representa como ningún otro la arrogancia, la increíble ausencia

de complejos y de pudor de una America triunfante… Hoy es el mas deseado por los

aficionados de este y del otro lado del Atlántico.

 

A principios de los 50 la producción anual de Cadillac supera por primera vez las 100.000

unidades. Ese éxito debido en gran medida al boom económico de la posguerra tenia, sin

embargo, un leve inconveniente: accediendo definitivamente al rango de gran constructor,

la división de prestigio de General Motors perdía ipso-facto su imagen de exclusividad y a

sus clientes mas exigentes. ¿La solución?: Ofrecerles un “SuperCadillac”, una especie de

ShowCar exuberante y carísimo fabricado en pequeña serie para simbolizar lo inaccesible,

la encarnación definitiva del sueño americano: el Cadillac... ¡Eldorado!.  

Nacido en 1953 el primer Eldorado es la versión “convertible” del Cadillac 62 equipada con

todas las opciones y el V8 mas potente de la gama (210 cv). Vendido a precio astronómico

(7.700 $, el de 2 berlinas 62) su difusión será confidencial (532 ej) pero Cadillac no se raja

iniciando una escalada de cilindrada (5,4/6 l) y potencia (230/270/305/325 cv) y ofreciendo 

toda una gama desde 1957(convertible Biarritz, coupe Seville, sedan Brougham). También

la línea evoluciona hacia formas mas angulosas, con toneladas de cromados y excéntricos

alerones que alcanzan el paroxismo en la Serie 4 del 59, que con 6,4 l y 350 cv representa

la cumbre de la desmesura... y el inicio de la decadencia. Ese mismo año Harley Earl cede

el puesto a Bill Mitchell en el departamento de diseño y los alerones bajan, la potencia y el

precio también, pero la producción sube desde el 67 hasta su cese en 2002. Los Eldorado

se diferencian ya muy poco de los otros Cadillac. ¿Para que hacerlos?. 

 

CARACTERISTICAS

En cambio el Eldorado del 59 es un coche diferente, descomunal, exuberante. Nunca otro

fabricante ha ido tan lejos buscando la notoriedad: ¡que desembarco de cromo, de curvas

y de acero!. De proa a popa, nada se ha escatimado, recibiendo todas las excentricidades

que se han negado al resto de la gama. Delante, un grueso parachoques engloba todo el

frontal y la calandra termina en cada extremo en los faros, que son 4… ¡por aleta!: 2 arriba

y 2 mas pequeños abajo. Y esto es solo el principio, porque una inmensa banda cromada

recorre todo el lateral y otra mas fina arriba nos acompaña hacia las espectaculares aletas

traseras con sendos pilotos fuselados que están ahí mas para asombrarnos y recordarnos

a los “sputnik” que por su real eficacia aerodinámica. Naturalmente, con 5,71 m de largo y

2,03 de ancho el peso esta a la altura del acontecimiento con casi dos toneladas y media

que hay que mover, pero el constructor ha previsto un motor consecuente, un gran V8 de

6,4 l de cilindrada que roza los ¡350 cv a 4800 rpm! y cuyo par es también impresionante:

¡60,2 mkg a 3400!. Para lograrlo, el monstruo se alimenta con ¡3 carburadores Rochester

de doble cuerpo!. La crisis del petróleo, entonces, estaba aun por venir...

 

AL VOLANTE

El interior es bastante mas clásico, sin demasiadas florituras inútiles, pero con el cuero de

los asientos a juego con el color de la carrocería y del tablero, y un equipamiento digno de

las mejores berlinas de lujo actuales. En algunos aspectos incluso las supera: el “autronic-

eye” le permite pasar automáticamente de largas a cortas cuando otro automóvil viene de

frente y hay por supuesto climatización y pulsadores eléctricos para todo: las 4 ventanillas,

los asientos, los retrovisores, los mínimos deflectores, la apertura de las puertas, del gran

cofre trasero, la capota... ¡Asombroso! y perfecto para impresionar a la linda autoestopista

que acabamos de embarcar. Nos sentíamos demasiado solos en la interminable banqueta

delantera, prevista, como la trasera, ¡para 3 personas!.

El arranque solo requiere un pequeño impulso de la llave de contacto, y el V8 responde al

instante con un susurro tranquilizador: su calma, su silencio, la ausencia total de vibración

al ralentí, nos indican que el confort de los pasajeros, su tranquilidad, son un bien precioso

que el Cadillac sabe mimar. Y el cambio automático... también: basta con situar la palanca

en posición DR (por Drive) soltar los frenos y… ya esta, el coche se mueve con un silencio

comparable al de un Rolls Royce: el Eldorado no rueda, se desplaza, flota, casi vuela, y la

impresión es de una gran dulzura. Tampoco los mandos invitan a la violencia, empezando

por la dirección, muy precisa pero que nos parece  algo dormida cuando giramos, como si

necesitara un cierto tiempo (demasiado) para decidirse.

En cambio pisando el acelerador el monstruo se encabrita, el motor se hace presente y la

aceleración es convincente (para el peso, que no lo es menos): 0-400 m en 17”5. El capot

se levanta y se mantiene ahí hasta alcanzar la velocidad de crucero (legal) en la autopista:

120 km/h. Entonces todo se calma, y tenemos la rara impresión de pilotar un barco... pero

en tierra: la velocidad aumenta discretamente, invitándonos a disfrutar el viaje, las miradas

curiosas de los otros, la conversación de nuestra acompañante, audible hasta los 140 km/

h. Pero lo mas impresionante es su capacidad de repartir entonces: cuando otros estarían

agonizando el Cadillac reacciona a la presión del pie, el capot vuelve a subir y la aguja del

velocímetro también, alegre, hasta rozar los ¡185 km/h!.

Pero en cuanto vienen curvas la cosa se complica, y si la carretera es estrecha.. aun mas.

Las 2 toneladas largas (y los 2 m de ancho) del Cadillac se notan y el nulo mantenimiento

lateral de los asientos nos envía regularmente de un extremo al otro de la banqueta, si no

nos agarramos al volante para no incomodar a la pasajera. El tren trasero se amotina con

tremendas derrapadas tan espectaculares como imprevisibles y los neumáticos emiten un

chillido digno de las mejores películas de serie B. Si la ruta no esta desierta, se avecina la

catástrofe y es mejor sopesar los virajes antes de negociarlos, porque una leve corrección

después puede plantear problemas difíciles de resolver. Y en curvas rápidas es aun peor,

porque nos confiamos entrando.... a una gran velocidad.  

No esperen entonces desafiar las leyes de la física: con un peso tan consecuente, pese al

ambiente potente y lujoso que oculta la realidad, el Cadillac es un camión. Sus reacciones

son las de un peso pesado, supermotorizado y sobreequipado es cierto, y también lo es…

su frenada. Un Cadillac del 59, como muchos otro yankees opulentos de esos años, frena

bien, en línea y con autoridad,… pero solo una vez. A la segunda, sobre todo si ha pasado

poco tiempo, el pedal se vuelve esponjoso y hay que bombear con energía para recuperar 

el grip y conseguir detener al monstruo. Y, generalmente, no hay tercera frenada intensiva,

porque una de dos: o ya estamos sobre un árbol, o conducimos sabiamente, como la bella

desea (y exige con la mirada) desde hace mucho tiempo.

 

COMPRAR UNO
Olvídense de los primeros, escasos y carísimos (140.000 €) y elijan un Serie 4 Biarritz, el

mas espectacular de todos que puede encontrarse por la mitad y en muy buen estado. Si 

lo encuentran, descarten la corrosión (carrocería, chasis) y revisen la instalación eléctrica

(entrar depende de ella). Si, además, el V8 es silencioso y potente… todo ira bien.

 

CONCLUSION
Sobra decirlo, el Cadillac Eldorado resultaría tan ridículo en conducción deportiva

como un F1 en la salida del Paris-Dakar. Si lo compran no lo olviden y aprovechen

el lujo, la atmosfera serena que ofrece, practicando una conducción flexible, dulce,

casi marinera: es la mejor forma de transportar a la joven autoestopista…. hasta el

motel mas próximo.

 

PRODUCCION

ELDORADO S1 (1953-1953) :        532 ej.

ELDORADO S2 (1954-1956) :   12.150 ej.

ELDORADO S3 (1957-1958) :     6.274 ej.

ELDORADO S4 (1959-1960) :     4.855 ej.

ELDORADO S5 (1961-1964) :     6.595 ej.

ELDORADO S6 (1965-1966) :     4.375 ej.

ELDORADO S7 (1967-1970) :   89.633 ej.

ELDORADO S8 (1971-1978) : 347.401 ej.

ELDORADO S9 (1979-1985) : 454.405 ej.

TOTAL :                                   926.220 ej.

 

Texto: JR                                                                   VIDEO  >

 

 

VIDEOS RECOMENDADOS

 

ANUNCIE AQUI SU COCHE GRATIS

(SOLO SIMILARES AL DE LA FICHA)

PARA + INFORMACION PULSE AQUÍ

 

LIBROS RECOMENDADOS

 

BIEN

¡Carrocería es-pec-ta-cu-lar!

V8 flexible y potente

V8 fiable, silencioso

Cambio automático

¡6 plazas!

Confort

 

MAL

Agilidad :

Tamaño

Peso

 

© www.clasicosydeportivos.es 

Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD
Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD
Cuadro de texto:  

     
PCuadro de texto:  PUBLICIDAD

 

CADILLAC

ELDORADO
(1953 - 2002)

 

CADILLAC ELDORADO BIARRITZ S4

MOTOR

Tipo: V8 a 90º Longitudinal delantero

Cilindrada: 6384 cm3

Potencia: 350 cv a 4800 rpm

Par: 60,2 mkg a 3400 rpm

Transmisión: Trasera A 4 velocidades

CHASIS

Dirección: Recirculación de bolas

Suspensión D/T: Neumática

Frenos D/T: Tambor

Neumáticos D/T: 8,20x15

DIMENSIONES

Largo-Ancho-Alto: 5,71-2,03-1,37 m

Peso: 2320 kg

Peso/Potencia: 6,62 kg/cv

PRESTACIONES

Velocidad máxima: 185 km/h

0-1000 m: 32”4

PRECIO

70.000   (03/10/2011)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuadro de texto:  
P

 

 

 PUBLICIDAD

 

 

A partir de 1965, los Eldorado tienden hacia formas mas discretas, similares

a los otros Cadillac. Arriba, uno del 77.

 

 

 

 

 

 

 

4 faros.... ¡a cada lado! (posición, corta, larga, larga distancia) y cromados muy abundantes. Eldorado ¡nos deslumbra!.

 

 

 

 

 

 

 

El impresionante V8 de 6,4 l. entrega tranquilamente ¡350 cv! una potencia necesaria para mover sus ¡2320  kg!.

 

 

 

 

 

 

 

La trasera del Cadillac Eldorado evoca inevitablemente la era espacial: aletas afiladas, cuatro pilotos rojos ¡ojivales!.

 

 

 

 

 

 

 

El primer Eldorado, aparecido en 1953

en versiones “convertibles”, las que a partir de 1956 se denominarán Biarritz.

 

 

 

 

 

 

 

Tras el gran  parabrisas panorámico el tablero futurista y una amplia banqueta de cuero que puede alojar 3 pasajeros.

CLASICOS y
DEPORTIVOSCuadro de texto:                 INICIO                      PRUEBAS                     REPORTAJES                      ENLACES                       CONTACTO                         
Cuadro de texto:                 INICIO                      PRUEBAS                     REPORTAJES                      ENLACES                       CONTACTO

     

 

                ?